La Esfinge

La semana pasada os dije que os hablaría más sobre Egipto. El problema es, ¿dónde empiezo? ¿Cuántas páginas debo escribir? Los que habéis estado allí sabéis lo imposible que sería hacerlo de manera breve – por muchas razones: por la cantidad de información, impresiones y sentimientos, como nos impacta la belleza, la historia, nuestras interacciones con la gente y lo que nos rodea y el maravilloso viaje a lo largo del Nilo. Hay bastante para escribir un libro, pero este no es el lugar para escribirlo. Hice muchas fotos y las iré poniendo en mis posts cuando lo crea apropiado. Sin embargo, ni fotos ni películas pueden mostrar como es realmente o cómo nos sentimos cuando estamos allí. Somos todos uno y, no obstante, cada uno de nosotros es único, por eso todos experimentamos todo desde nuestra perspectiva individual. Para mí fue mágico e inolvidable. Me gustaría añadir que me sentí segura allí y también que tuve un guía fantástico.

No sé cómo funciona para vosotros, para mí esta clase de experiencia me lleva a otro lugar donde tengo espacio y libertad para explorar dentro de mi con más profundidad; y, así, los resultados son satisfactorios. Para algunos de nosotros, una experiencia como esta puede cambiar nuestros hábitos. Al ser conscientes podemos encontrar señales que nos guían a lo largo del viaje. Éstas nos llevarán a donde queremos estar y a lo que queremos saber o hacer, de manera que hagan una diferencia positiva en nuestras vidas.

Al abrazar la aventura podemos descubrir un gran número de posibilidades que se abren ante nosotros que no podíamos ver antes.

sphinx
esfinge

Read in English>>