¿Imitamos al pavo real?

Cuando todo lo que tenemos alrededor es diferente a lo que nos gustaría tener, cuando todo se mueve en dirección contraria a nuestros deseos, cuando aquello que soñamos parece estar a nuestro alcance, pero no lo alcanzamos. ¿Qué hacemos?

Una opción sería hacer como el pavo real: nos movemos con precisión y sin alterarnos, atentos a todo lo que nos rodea preparados a cambiar de rumbo sin dudar, seguros de nosotros mismos.

¿Tienes otras alternativas?