Perdonar

Mis mejores deseos de salud y bienestar

Hoy hablé con una amiga con la que hacia tiempo no había hablado. Me dio una gran noticia con la que me alegró y me inspiró a escribir este blog.

Durante años sufrió muchísimo física, psicológica y emocionalmente. El caso es muy largo y enredado para contar, pero para dar una idea diré que pasó años en un estado tremendo y difícil. Tuvo muchas operaciones y tratamientos. Le pasaron muchas cosas. Había mucha gente involucrada. A medida que todo transcurría se podían ver los errores anteriores, también se podían ver las intervenciones indeseadas, la injusticia de muchos sectores y mucho más. Cuando finalmente llegaron a un punto de acierto y las cosas empezaron a funcionar y a ponerse bien, todo prosiguió para la mejora. Había sido tan duro que una pizquita de mejoramiento era una fortaleza de esperanza para ella. Llevó tiempo, pero consiguió volver a llevar una vida normal. Recuerdo su llamada y su voz excitada de alegría cuando me contó que todo iba bien y las cosas que podía hacer. Ahora solo quedaba una cosa: la rabia y dolor frustrantes que psicológicamente la tenían atada.

Hoy me dijo que estaba llena de alegría y bienestar. Sus palabras fueron: “Estoy así desde que perdoné. Cuando me dijiste de perdonar, lo hice y ahora estoy muy bien. Vuelvo a vivir”.

Me alegró tanto, que quería compartir esto para que todos aquellos que sufran por no querer perdonar. Pues, la respuesta al perdón es la curación de los pensamientos y emociones que te limitan y te tienen atado haciéndote sufrir. Si eres uno de ellos, está en tus manos la cura.

Permite que el perdón te lleve a la libertad.

Today I spoke with a friend who I hadn’t talked to for years. She told me something great that made me happy and inspired me to write this blog. 
Hoy hablé con una amiga con la que hacia tiempo no había hablado. Me dio una gran noticia con la que me alegró y me inspiró a escribir este blog.

Read in English>>