¿Sabemos Cómo Perdonar?

Saludos y deseos de bienestar.

Se ha escrito y hablado mucho sobre el perdón y se han hecho muchas cosas para que la gente lo entienda. Siempre es fácil decirles a los otros de perdonar, pero es más difícil de digerirlo y hacerlo uno mismo. A veces, la ayuda es necesaria para procesarlo.

Probablemente la mayoría de nosotros ha tenido experiencias en las cuales ha sido herido de una manera u otra y ha pensado en alguien que lo ha causado. El dolor que sufrimos era devastador. Y la memoria sigue con nosotros. Eso es lo que nos duele ahora: la memoria del incidente. Y eso es lo que nos detiene al no perdonar. Al mantener la memoria viva, mantenemos el dolor vivo y lo incrementamos.

Todos somos seres universales. Estamos hechos de la misma energía. Sí, somos pura energía. ¿Se te ha ocurrido pensar que tú has creado esa situación? No ahora, sino incluso antes de que vinieras al planeta. Somos cocreadores de nuestras vidas, lo creamos o no. Nuestras creencias no van a cambiar este hecho universal. Miremos al resultado positivo de la situación. ¿Qué has aprendido del incidente? Siempre hay lecciones para aprender en cada situación de nuestras vidas. Depende de nosotros verlas y aprender de ellas, o jugar el juego de ser la víctima y el agresor y seguir ignorando lo que está justo delante de nosotros.

Nos beneficiaríamos todos si revisáramos dentro de nosotros y nos diéramos cuenta de quiénes somos y quiénes son los demás. Entonces, veríamos que somos todos UNO. Cualquier cosa que deseemos para otros nos vendrá a nosotros. Ese sentimiento contra las personas que nos hicieron o nos dijeron algo nos hace daño a nosotros, a ellos no. Sí, sentirán el impacto de nuestros pensamientos y sentimientos, pero los que se llevarán el golpe más fuerte somos NOSOTROS. Cuando perdonamos, hay un sentimiento de alivio. Es como si alguien nos hubiera quitado un peso grande de los hombros. Nos sentimos libres y en paz. Perdonar es una bendición.

He ayudado a gente que estaba herida y al perdonar se curó a sí misma. Al no perdonar nos hacemos daño a nosotros y al mundo. El dolor se vuelve crónico y terminará siendo una enfermedad. Recuerda, cualquier cosa que pensemos se manifestará en nosotros y en otros que entrarán en nuestra longitud de onda, nuestra salida vibratoria.

¿Cómo quieres ver el mundo? ¿Quieres ayudar para que sea maravilloso para todos nosotros? Empieza por perdonarte a ti mismo; después, será más fácil perdonar a los otros. Ten en cuenta, aquello que te hagas a ti se lo haces al mundo; y aquello que hagas a los otros y al mundo te lo haces a ti mismo. Tú eliges.

Os deseo amor, paz, libertad y alegría.

forgive perdonar

Read in English>>