¿Sabemos Cuidarnos?

Se habla mucho ahora de cuidar el cuerpo con comida nutritiva y natural, con ejercicios físicos y muchas otras cosas con resultados terapéuticos. También están aquellos del pasado y presente que nos hablan del bienestar emocional y mental. Los hay que se preocupan mucho de mantener un cuerpo atlético y bien visto, para llegar a esto hacen muchas cosas.

Se habla mucho ahora de cuidar el cuerpo con comida nutritiva y natural, con ejercicios físicos y muchas otras cosas con resultados terapéuticos. También están aquellos del pasado y presente que nos hablan del bienestar emocional y mental. Los hay que se preocupan mucho de mantener un cuerpo atlético y bien visto, para llegar a esto hacen muchas cosas. Sin embargo, no tienen en cuenta las consecuencias que puedan tener lo que ingieren por vía bocal u otro medio. Me intriga oír a la gente hablar de comer natural, cuando después deja penetrar en su cuerpo sustancias químicas.  

La foto de hoy muestra la estrategia de un árbol para cuidarse de los vientos fuertes o huracanes. La tierra donde vive es calosa y no tiene la firmeza suficiente para sujetarlo. Es un árbol hermoso y grande. Lo que quiero mostrar es como sujeta sus raíces principales con otras para atarse a la tierra. Aquí se ven dos raíces protegidas. La raíz protectora se fracciona de manera a sujetar bien las otras. Así va alrededor de todo el árbol. Tiene múltiples más finas de manera a hacer una red, y todas penetran en la tierra. Confieso que la primera vez que lo vi me quedé fascinada y pasé largo rato admirando el trabajo tan bien hecho. En esta zona hay muchos árboles arrancados por el temporal. No creo que pueda con éste.   

La sabiduría de los árboles es ancestral. Lo saben todo. Incluso aquello que nosotros necesitamos. A mí, personalmente, me han ayudado mucho. Son mis mejores maestros. Me han enseñado lo que un humano no sabría enseñarme. Me han apoyado en momentos de crisis. Me han ayudado a salir de ellas. Cuando tuve accidentes de tráfico, también me ayudaron a combatir el daño causado. ¿Cómo me comunico con ellos? A través del corazón. Si estamos en nuestro eje, bien anclados, podemos hacerlo. Si aún no lo haces, ¿a qué esperas? Los árboles te enseñan a curarte y mantenerte sano de manera natural.  

Read in English>>