Llámame

Llámame

Llámame cuando tu corazón quiere tranquilizarse sabiendo que hay otros en el planeta que sienten como tú, pero no me llames para decirme que el mundo está mal y que no hay nadie con quien valga la pena hablar.

Llámame para compartir la alegría de un día espléndido, pero no me llames para decirme que el día es horrible.

Llámame para decirme que tu corazón canta cuando oyes cantar los pájaros, pero no me llames para decirme lo que hace tu vecino.

Lámame cuando en el otoño te deslumbra la belleza y los colores de la naturaleza que te rodea, pero no me llames para decirme que ahora que el otoño ha llegado hay mucho que hacer.

Llámame para compartir las buenas noticias que tengas, pero no me llames para decirme las cosas horrendas que has oído de tu amigo o en las noticias.

Llámame cuando necesites que te recoja de dondequiera que te hayas dejado caer, pero no me llames para decir que estás ahí y no quieres ir a ningún otro lugar.

Llámame cuando tus sueños pueden ser igualados a los míos, pero no me llames para decir que tengo suerte y tú no, porque no puedes volar tan alto.

Llámame cuando quieras, pero estate preparado para no encontrarme, sólo porque sí. No obstante, puedes estar seguro y saber que siempre estoy ahí contigo en esta vida y en la eternidad.

Read in English>>