Observar

Un buen observador sabe mucho de la vida y del mundo; y sobre todo de sí mismo. Krishnamurti dijo que la manera de callar la mente es cuando el observador se vuelve el observado. He oído esto más veces y lo volví a oír la semana pasada. Recordé lo mucho que me había impactado en mi juventud cuando leía los libros de Krishnamurti. Siendo el observador y el observado al mismo tiempo, nos lleva a una situación de empoderamiento y libertad. Tenemos tendencia  observar lo que hay fuera, pero no dentro de nosotros. Es frecuente encontrar que la gente teme de manera inconsciente a lo que pueda hallar dentro de sí misma.  

Un buen observador sabe mucho de la vida y del mundo; y sobre todo de sí mismo. Krishnamurti dijo que la manera de callar la mente es cuando el observador se vuelve el observado. He oído esto más veces y lo volví a oír la semana pasada. Recordé lo mucho que me había impactado en mi juventud cuando leía los libros de Krishnamurti. Siendo el observador y el observado al mismo tiempo, nos lleva a una situación de empoderamiento y libertad. Tenemos tendencia  observar lo que hay fuera, pero no dentro de nosotros. Es frecuente encontrar que la gente teme de manera inconsciente a lo que pueda hallar dentro de sí misma.  

Si aún no lo has hecho, ¡atrévete a entrar en tus profundidades! Deja los temores a un lado. No los necesitas. Deja las creencias, vengan de donde vengan, y los consejos de estos y aquellos, pues nadie mejor que tú puede ver lo que llevas en ti. Nadie podría aconsejarte, porque los otros parten de sus propias bases que no son las tuyas, por lo cual no sabrían darte las respuestas a tus preguntas. Tú eres el único capitán de tu barco. Cuando entras en ti sientes el silencio, el vacío, una sensación extraña del Ser. Te sientes muy bien. Cuando llegues ahí, mantén el silencio en estado de escucha. ¡Escúchate! 

¡Sé el observador y el observado! 

Read in English>>