Siguiendo con el tema de la semana pasada, les voy a contar algo que me pasó hace tres días.

Estaba en el supermercado mirando un ramo grande y hermoso, pero los pétalos de algunas de las rosas ya se veían tristes. Un niño estaba montando y arreglando la sección. Me miró y me preguntó si podía ayudarme. Le dije que me gustaba mucho el ramo, pero que no se veía muy fresco y que quería regalarlo al día siguiente. Muy amablemente me dijo que esperara y que vería si había más en el almacén. Regresó con una caja grande que no había sido abierta. Lo abrió frente a mí y había dos ramos muy frescos, justo como el que yo quería. ¡Eran hermosos! Le dije que me llevaría a los dos. Puso la caja en el carrito, pero eso lo llenó y no había espacio para nada más. Muy cortésmente, dijo: “No te preocupes. Déjalo aquí y cuando llegues a la caja te lo traigo.” Feliz con eso, fui a hacer las compras y luego me detuve en la sección de flores para avisarle que estaba lista, pero él no estaba allí. La caja y los ramos que no me gustaban tampoco estaban. Un asistente fue a buscarlo y regresó con una caja similar. Pagué y me lo llevó al coche. Lo puso al frente para que no se derramara el agua con el movimiento del carro. Todo era perfecto. Aprecié su amabilidad y ayuda.

De camino a casa me encontré con un embotellamiento que me detuvo un rato. Feliz de haber encontrado ramos tan hermosos, los miré y ¿qué vi? ¡Los viejos ramos! No podía creerlo. No podía entender por qué el chico los había llevado de regreso al almacén nuevamente. Tan pronto como pude, di la vuelta al auto y regresé. Cuando me vio se sorprendió mucho. No sabía qué decir. Le dije que sacara las flores del carro, porque me había dado las viejas. Él dijo no; habían llegado ese día. Pero si quisiera, podría ir al almacén y traer algunos otros. Le dije que estaba tan desilusionada con lo que había hecho que ya no quería flores.

¿Por qué te digo todo esto? Mencioné «resonancia» la semana pasada. Cuando llegué al supermercado y me acercaba a la sección de flores, mi resonancia interna me dijo que no comprara flores allí. Quería ver lo que había disponible, así que desobedecí y no me acerqué a la sección, ya que no tenía intención de comprar flores allí.

Sin embargo, el ramo era tan hermoso que decidí comprarlo. Mientras esto sucedía, dentro de mí, sentí que la resonancia disminuía, permitiéndome hacer lo que quisiera. Estaba consciente pero sentí que nada malo podía pasar comprando algunas flores. No solo llegué a arrepentirme de hacer eso, sino que después no pude encontrar ninguno como ellos.

Cada vez que no sigo mi guía interior, las cosas me salen mal. Soy consciente, pero todavía me atrapan y me dejan llevar por las atracciones externas: por lo tanto, me engañan fácilmente. Muchas personas sienten ese tipo de resonancia y no les importa. Esa guía es importante para todos nosotros. Es fundamental prestarle atención. Escucha cuidadosamente. Te puede ahorrar mucho dolor.

Nuestros mayores obstáculos vienen cuando no seguimos nuestra “resonancia” interna.

Read in English>>

 

MORE ARTICLES

Cambios

Cambios

Si me habéis leído, la semana pasada hablaba de cambios necesarios. Siento curiosidad por saber lo...

read more
MI AMIGO EL ZORRO

MI AMIGO EL ZORRO

Hace unos años que no habíamos tenido nieve. La echaba de menos. Me encanta la nieve. Estos días...

read more
Luna Llena

Luna Llena

Anoche, miré por la ventana y me sorprendió el tamaño de la luna, nunca la había visto tan grande....

read more
Para Finalizar 

Para Finalizar 

En el post anterior compartí un comentario de una persona que usa el libro como una herramienta....

read more
24-11-2022

24-11-2022

Aquí estoy de nuevo para recordarte que si quieres ayudar a alguien, tienes a tu alcance un libro...

read more