Cuando Juzgamos

Un saludo y os deseo salud.

Ya hemos tratado con el miedo y el poder. Ahora, ¿qué os parece si tratamos con los juicios y la crítica? Hay tanto sufrimiento y estrés debido al juzgar a otros y ser juzgados. Si observamos a nuestro alrededor, nos sorprenderá lo que oímos y vemos y lo que pensamos y hacemos. Sin embargo, nunca sabremos plenamente las consecuencias del juzgar a no ser que las suframos nosotros mismos.

Los juicios vienen de nuestra percepción de la vida. Nos basamos en el hecho de que nuestra manera de hacer las cosas es la única correcta y aceptable. Pensamos que todas las otras son incorrectas. La gente está preparada a juzgar como un comportamiento social normal. No le da mucha importancia. He trabajado con individuos con grandes problemas en la vida debido a los juicios recibidos por sus padres. (En mi libro “My Awakening to Myself” encontraréis un capítulo sobre el juzgar).

¿Te juzgas? ¿Juzgas a otros? ¿Los otros te juzgan a ti? ¿Quiénes te juzgan? ¿Cómo te hace sentir eso? Si no es agradable, ¿Le harías sentir lo mismo a otros juzgándoles o criticándoles? ¿Has pensado en eso? Observa cómo la mente pequeña te usa para juzgar y, de esa manera, te mantiene dormido. Este es el momento de despertar. Despierta la mente grande en ti.

No tenemos el derecho de juzgar a nadie, y mucho menos a nosotros mismos. Si nos encontramos en esa situación, deberíamos reflexionar en lo que nos trajo a estar ahí. ¿Por qué lo hacemos? Al hacernos preguntas encontraremos la respuesta. Después, tomamos decisiones de acuerdo con el camino que queremos seguir. Algo que debemos recordar es que somos todos UNO. Cada vez que juzgamos a otra persona, nos estamos juzgando. La energía no es tangible. No la podemos ver. No obstante, está trabajando en todos nosotros al mismo tiempo. Algunos pueden sentirla, otros no. En este momento, estamos viviendo a través de momentos cuando es muy importante, más que nunca, de ser consciente de lo que nos hacemos a nosotros mismos y a los demás a través de juicios.

Vayamos a nuestro interior y comprobemos dónde estamos con lo que pensamos, sentimos y hacemos, porque seremos receptores de las consecuencias que puedan tener para nosotros y para los demás. Juzgar y criticar son energías negativas que causan daño a los que las envían y las reciben igualmente. Ganaríamos reflexionando sobre esto y haciendo los cambios necesarios para traer amor y armonía para nosotros y el mundo.

Os deseo paz, amor y empoderamiento, libres de miedos y juicios.

when we judge
cuando juzgamos

Read in English>>