Ignorancia

Saludos y deseos de bienestar.

Me gustaría compartir esto con vosotros. Probablemente ya sabéis que las hierbas “verónica” y “cola de caballo” son muy buenas para la prevención de ciertas condiciones físicas y curan bien. La combinación de ambas es muy efectiva. Hasta el final del año pasado, podía conseguirlas a través de internet. Este año no he podido encontrar “verónica” por ninguna parte. El herbolario que uso no la tenía y tampoco me la podía proporcionar a través de sus proveedores. Algunos de los dependientes de los herbolarios no conocían la planta. Me sorprendió ya que tiene muchas propiedades.

Este año decidí cultivar algunas verduras en un trocito de mi jardín. Justo en el medio había una flor salvaje muy bonita, alta y elegante. Me llegó al corazón. No me había dado cuenta de ella antes. No sabía qué tipo de flor era, pero de alguna forma, me sentía atraída hacía ella. Le dije a mi marido, “Esta flor es tan bonita y si ponemos vegetales aquí, ¿qué haremos con ella?”. Dos días más tarde, mi marido viene con la flor en la mano y dice, ¿Quieres guardarla? Me sentí fatal y dije, “¡la cortaste!” y dijo que la había arrancado. Se me oprimió el corazón al ponerla en agua. Duró dos semanas. Tuve que perdonarme a mí misma por no haber averiguado qué planta era antes de hacer comentarios.

Fui a nuestro vivero de plantas local a comprar semillas y plantas y sin buscar encontré la planta “verónica”. Compré dos. Me sentí con suerte. Mi gran sorpresa fue al llegar a casa y darme cuenta de que tenía muchas plantas de “verónica” creciendo por sí mismas a lo largo de toda la valla del jardín y eran como las que mi marido había arrancado.

La ignorancia nos ciega. Tenemos que ser vigilantes y siempre investigar para saber antes de que sea demasiado tarde. ¡Miradme a mí! Tenía todas esas plantas delante de mí cada día y no las veía por lo que eran. Pasa lo mismo con la gente que tiene información delante suyo que podría hacerle daño de muchas maneras, pero la ignorancia sobre ésta les ciega y no la ve. A todos los niveles de la vida, encontramos cómo la ignorancia crea hábitos que han sido creados indirectamente por aquéllos que quieren beneficiarse de ellos. Vale la pena estar despiertos a este hecho.

Tenemos lecciones y pistas cada día de nuestras vidas a través de las cosas ordinarias que hacemos. Sólo tenemos que ser conscientes y detectarlas. Después, continúa y mira a ver lo que te pasa a ti, a tu familia, a tu comunidad, a tu país, a nuestro planeta y a la población del mundo. ¿Qué te dice la lección o la pista que mires? Y, ¿qué te dice tu corazón de hacer? Sobre todo, asegúrate que tu ignorancia no te ciegue. La mente te dirá cualquier cosa que te hayan programado. Escucha en la profundidad de tu corazón y reflexiona en lo que oyes. Asegúrate que esa información está libre de programación de cualquier tipo y tu corazón te habla sólo a ti. Os deseo libres de ceguera y protegidos con bendiciones.

ignorance ignorancia

Read in English>>